Escenas: laboratorios donde ensayar la vida

Escenas: laboratorios donde ensayar la vida

Actividad del Programa “Juntos y diferentes” para la promoción de la convivencia pacífica y la integración social en la escuela, dirigida a padres del Liceo Francés, desarrollada en el marco del Proyecto “Convivencia escolar”
El Programa Juntos y Diferentes se enmarca en el proyecto “Convivencia escolar” del Liceo Francés. En la tarde del 12 de abril, ante la presencia de padres de niños y niñas escolares, la Compañía Teatral de SaludArte presentó una metodología innovadora a nivel educativo para la resolución de conflictos: el Teatro Espontáneo. La idea de implementar este dispositivo de intervención pedagógica era propiciar la resonancia grupal a partir de relatos espontáneos de los participantes, que a su vez posibilitaran una producción colectiva de sentidos y la creatividad grupal.

Padres hoy, qué calvario

La psicóloga Rasia Friedler, directora de SaludArte, se dirigió a los padres para explicar en qué consiste el Teatro-Foro Espontáneo, expresando que, como sabemos, para la vida no hay ensayo y que aquí, mediante escenas creadas colectivamente, buscamos darnos la chance de ensayar la vida. Por intermedio del teatro, paradójicamente, “dramatizamos para desdramatizar las adversidades”. Así es que invita a los padres a participar de un proceso vivencial basado en la espontaneidad y la improvisación.

Una de las actrices irrumpe en el espacio: en la cabeza tiene una gran peluca de rulos y en la cara unos lentes estridentes. El monólogo es desopilante: “padres hoy, ¡qué calvario!”, y describe con humor las difíciles situaciones que atraviesan los padres a diario en la tarea educativa. Otro actor escenifica cada una de las situaciones que ella va planteando. El público suelta algunas carcajadas. La actriz parodia situaciones cotidianas, tales como una llamada del colegio para convocarlos a una reunión, y las dificultades que enfrentan los padres para atender a la convocatoria de la escuela. Asi la realidad entra en escena y la escena en la realidad, y las fronteras se diluyen. Estos actores-padres no pueden concurrir a la reunión porque tienen un partido de fútbol o una cita con el peluquero. Asistimos a un diálogo entre los mismos donde se percatan de la presencia del bullying o acoso escolar en la vida de su hijo, que está acosando a algunos compañeros. El padre, sin embargo, niega lo que oye y el actor repite como un mantra, para auto-convencerse, que su hijo “no es violento, es normaaaal”. “Es normaaaaal”.

Si te pegan, pegá
Rasia, en su rol de facilitadora, indaga por las sensaciones del público. Una madre responde que lo que acaban de ver es la realidad. Entonces, los actores improvisan una escultura fluida que representa la sensación de estar viendo la realidad. Después de ver los movimientos de los actores y conmoverse con la escultura que acaban de presenciar, la directora pregunta al público acerca de otros sentimientos y sensaciones. Alguien responde que siente miedo de no saber qué hacer ante los conflictos. Los actores nos sorprenden entonces formando con sus cuerpos una “máquina” de “no saber qué hacer”. Esta máquina genera risas entre el público, que vuelve a aplaudir, cada vez más suelto y animado. Otros padres opinan que los conflictos pueden resolverse con responsabilidad y que se debe tener una actitud de escucha hacia los problemas de los chicos. La conductora propone a los actores que representen, a través de un “modelado”, esta actitud que se plantea desde el público: la receptividad y la escucha. Asistimos al modelado. Una nueva intervención de la facilitadora redunda en un diálogo donde se cuentan algunas anécdotas. Entre ellas la de Beatriz, quien nos cuenta acerca de un niño que acosaba a otros, pero sus padres se negaban a ver la situación. Rasia le pide a la narradora espontánea que escoja uno a uno los actores que representarán a los personajes de esa escena y un título. La escena que vamos a presenciar se llama “Qué dolor”. Con la buena dosis de humor que los caracteriza, vemos a los actores asumir los roles de María, la hostigadora, de Juan, el acosado, de Juan Carlos Institución, el colegio, y del padre de la niña. En la escena, Juan Carlos Institución cita al padre para explicarle la situación, pero el padre, que le ha dicho tantas veces a su hija “si te pegan, pegá”, está empecinado en negar lo que sucede.

Otros mundos posibles
La directora congela la escena con un instrumento musical y pregunta a los padres qué otras soluciones se les ocurre que podrían proponer para superar esta situación. Un padre comenta que lo ideal sería que el niño no esté presente en la reunión del padre con el representante de la institución. Esta propuesta es experimentada en escena. Al finalizar, se pregunta a los presentes si notaron algún cambio y alguien responde que observó a la institución planteando el problema de mejor manera. A todo esto Ana, una madre, acotó que la institución debería plantear las cosas en otros términos, con más asertividad y firmeza. Se invita a Ana a pasar a escena para actuar los cambios que propuso. Desde el rol de institución, Ana cambia la manera de dirigirse al padre, su escucha se vuelve más activa y empática . La facilitadora congela una vez más la escena, y se restablece el diálogo sobre posibles soluciones y cambios observados. Desde el público, Daniel propone ahora trasladarle el problema al padre, planteando que es él quien debería encargarse de solucionarlo. Otra madre menciona la necesidad de una intervención del psicólogo del colegio. Alguien más plantea que hay que dejar en claro el marco institucional, donde algunos comportamientos son tolerables y otros no, así como las consecuencias de los últimos. De esta manera vemos dos escenas. Una madre se anima a tomar el personaje del padre. A través del humor y la creación conjunta, las fronteras entre público y actores se han atenuado.

Primer round
Desde el público, que se ha ido mostrando cada vez más participativo, ha comprendido la metodología y ha ido ganando confianza para compartir sus opiniones, emerge una madre que nos cuenta de su hijo de 5 años, a quien le pegaban otros niños en la camioneta. El niño no quería hablar sobre lo que le sucedía y expresaba que si se lo contaba a alguien todos iban a decir que “era un marica”. Los aportes no se hacen esperar. Rasia vuelve a preguntar por posibles soluciones al conflicto planteado en la escena. Melina dice que ella no es una madre sino una alumna del liceo y propone que un maestro hable con el niño. Melina deja de ser espectadora y pasa a encarnar a esa maestra en la escena. Con mucho humor, los actores y Melina improvisan ese encuentro del niño y su maestra. Melina actúa de maestra con un carisma y una soltura notables. La situación no se resuelve por completo, pero con los aportes de todos se va armando el puzzle que nos acerca a una solución. Presenciamos entonces el tercero y último round que consiste en una escena en la que el padre y la niña entablan un diálogo sensible, donde el padre, que ha pasado por varios intermediarios, se muestra más receptivo e intenta entender cuál es el problema de su hija. La palabra de la narradora se ha vuelto multívoca en la escena, que revela la complejidad y la importancia del rol parental. Así nos acercamos a la comprensión de los afectos, emociones, sentidos y diversas lecturas posibles de cada situación. Los aplausos no se hacen esperar.

Sinergia
Para finalizar, los actores forman un círculo, de espaldas unos a otros, y girando varias veces van mostrándonos con sus movimientos, sus frases y sus gestos algunos retazos de los momentos vividos en las escenas. Son imágenes y voces que quedarán en nuestra memoria. Pequeños cuadros que nos muestran lo que han creado padres y actores conjuntamente en el “como si” de la escena, para transformar la vida real. Por último, la conductora destaca la importancia y la riqueza de la diversidad. Este encuentro ha sido una muestra de cómo el arte, el humor y la creación colectiva son herramientas que nos permiten pensarnos y pensar algunas de las situaciones que atraviesan a padres, docentes, niños y niñas en los avatares de la vida escolar. El Teatro Foro Espontáneo es una práctica inclusiva e integradora que conecta, entrelaza y contiene a los participantes, provocando transformaciones en procesos complejos. Escenificando problemáticas desde el humor, difuminando fronteras entre actores y espectadores, desarticulando estereotipos, nos permite mirarnos desde otros lugares y darnos una oportunidad de “ensayar la vida”

Crónica: Paula Simonetti  Descargar

Últimas Entradas