El Teatro Espontáneo de SaludArte aborda temas de relevancia social

Una mirada artística para subvertir la violencia y el miedo
taller

La violencia de una rapiña, la discriminación hacia las personas con enfermedades psiquiátricas y la falta de profesionalismo de médicos, fueron algunas de las historias que surgieron en la presentación “Miedo en la ciudad”, a cargo de la Compañía de Teatro Espontáneo de la Fundación SaludArte. La actividad fue organizada por la Red Cultural de Mercosur y auspiciada por la Red UruguayoLatinoamericana de Arte para la Transformación Social (RULATS).

Distinto hubiera sido el espectáculo de la noche del viernes 9 de julio en Agadu si se sustituyeran por otras a las cerca de 40 personas que concurrieron. Tampoco se hubiera desarrollado de igual forma si alguno de los seis jóvenes actores faltaba a la función. La simbiosis entre el público y el elenco de SaludArte, que completaban una facilitadora y un músico, es único e irrepetible en cada presentación. De eso se trata el espectáculo participativo y el encanto de su propuesta.

Durante poco más de una hora, el sonido agudo de una pequeña campana tubular separó una historia de su interpretación teatral musicalizada y ésta, de la siguiente historia. Comenzaron los actores contando cada uno una anécdota personal. “Hace poco estaba caminando por la calle y de repente sentí que me seguían. Me puse muy nerviosa, sentí miedo y empecé a caminar más rápido. Entonces me dijeron: ‘Pao, Pao’. Me di vuelta y era un amigo que me estaba saludando. Fue un alivio”, narró Paola. Dos de sus compañeros representaron la persecución, donde la tensión de la música aumentaba junto con la peligrosidad de la escena.

Un grito de susto final cerró la pequeña escena, recibida con aplausos. A medida que se fueron sucediendo las más de diez representaciones, las palmas se volvieron más intensas, así como también, más recíprocas. Es que el propio público empezó a contar episodios de miedo y violencia en la ciudad, a titularlos y a elegir a los actores para que los interpretaran o, incluso, a ofrecerse para ello.

Sara, por ejemplo, nombró a su historia: “No sé qué me pasa y a veces no sé quién soy”, un relato sobre la incomprensión y temores que deben superar las personas con trastorno afectivo bipolar junto a sus familias. Una estudiante de Medicina, a su vez, contó que, en circunstancias muy particulares, le practicó una maniobra invasiva dolorosa a una paciente ante su propia solicitud e insistencia, a pesar de que la intervención era desnecesaria. La paciente había insultado a la estudiante. Ernesto, por su parte, compartió otro relato ubicado en un consultorio, donde un médico destrató a tal punto a una joven que se había practicado un aborto, que provocó que ella, asustada y dolorida, terminara huyendo del hospital, a pesar de que corría peligro su vida.

Las historias descritas podían ser dramáticas, pero, fieles a sus objetivos transformadores, los actores de SaludArte lograban sacarle risas hasta a los narradores. En todas las situaciones encontraron un punto de vista para representar los hechos con humor y, a la vez, sin perder la mirada respetuosa hacia los narradores y crítica que llevara a la reflexión.

De hecho, una de las espectadoras resumió la presentación como “una mezcla de sensaciones”: “Por un lado, la risa y, por otro, eso que nos moviliza y a lo que le ponemos barreras para que no nos afecte”.

El cierre tuvo lugar para más arte y humor mediante los “flashes” de la noche. Los actores formaron un círculo codo con codo y, mientras iban girando, repetían frases representativas de las distintas anécdotas y escenas. Ese resumen que tenía líneas intimidatorias como: “Dame la plata”, y gritos divertidos como: “¡No me pinchen!”, mostraban que entre los protagonistas de los cuentos había víctimas y victimarios, así como también personas que infundían miedo y otras que eran presas de él. No obstante, todas encontraron en esa obra colectiva una pequeña redención acompañada de una sonrisa.

Montevideo, 9 de julio de 2010

Fundación SaludArte

Compañía de Teatro Espontáneo

Dirección: Rasia Friedler

Actores: Lorena Cánepa, José Capelán, Andrea Domenech, Paola Katz, Rodrigo Peña, María Noel Rosas.

Músico: Fernando Espasandín

Registro audiovisual: Francisco Tapia

Registro fotográfico: Agustina Beceiro y Natalie Katz.

Crónica Por Ana Pais
Descargar

Últimas Entradas