Concentración en la Plaza Independencia Día Internacional de la Fibromialgia

Concentración en la Plaza Independencia Día Internacional de la Fibromialgia

El martes 12 de mayo se conmemoró mundialmente el «Día Internacional de la Fibromialgia». Por ese motivo, en Uruguay, pacientes y familiares se reunieron en la Plaza Independencia bajo el lema «No somos invisibles» entre las 12 y las 14 horas, junto al monumento a Artigas. La concentración fue organizada por la Asociación Uruguaya de Fibromialgia y para identificarse sus integrantes llevaron atuendos en tonos violeta o naranja, indistintamente.

En esta conmemoración participó la Fundación SaludArte, cuya Compañía de Danza Espontánea realizó una performance sobre las vivencias de los pacientes con fibromialgia.

Bajo el tibio sol del mediodía otoñal, los bailarines se paran sobre unos cubos negros de madera para comenzar su representación. Los asistentes se acercan, llevando sus escarapelas y carteles con el lema “No Somos Invisibles”. Junto a los primeros movimientos de los bailarines, una actriz de SaludArte comienza a interpretar relatos de pacientes que sufren de fibromialgia, mientras le entrega a los asistentes plumas violetas y naranjas. Las personas que la rodean asienten con la cabeza cada una de las experiencias que relata Valentina Faggi.

– Es cierto, se dicen entre ellas.

– En mi casa es el único lugar donde estoy bien, continúa relatando Valentina.

– ¡Qué verdad está diciendo esa muchacha!, dice una de las asistentes.

Se acercan a la actriz y le muestran las fajas que llevan para sus dolores de cintura, otras le cuentan lo difícil que se les hace soportar sus dolores de rodillas, cuello, espalda…. Muchas de ellas están muy emocionadas. Ver representado el dolor con el con el que conviven a diario, reconocerse en los relatos de la actriz y en los movimientos de los bailarines las ha conmovido profundamente. La performance artística ha generado en ellas una fuerte necesidad de ser escuchadas, de contar sus propios testimonios. Ha producido un fecundo proceso comunicativo que incluye y conecta a todos los/as presentes.

La fibromialgia es una enfermedad poco conocida que afecta especialmente a mujeres y que está sub-diagnosticada en Uruguay Según nos explican personas allí presentes, la mayoría de las personas que padecen la enfermedad no reciben tratamiento médico. La única clínica especializada es del Instituto de Reumatología que está desbordada y sólo cuenta con dos especialistas. Pocas mutualistas reconocen a la fibromialgia como una enfermedad y cuentan con los especialistas adecuados.

Esta falta de reconocimiento y atención, junto al permanente dolor, genera en los/as pacientes una gran desazón y angustia. Muchos de ellos suelen recluirse en sí mismos, sufren depresiones y algunos llegan a ver en la autoeliminación la única solución a sus problemas.

Valentina continúa interpretando relatos que ilustran las formas en que otras pacientes hacen frente al dolor y expresa la necesidad de reunirse, acompañarse y apoyarse entre sí. Al terminar la dramatización y tras los efusivos aplausos, las asistentes se acercan hasta ella para agradecerle ese momento, el haber compartido con ellas el dolor y la angustia que enfrentan a diario y haber sido comprendidas.

Mientras tanto los bailarines continúan interpretando el dolor y las limitaciones que sufren los pacientes de fibromialgia, utilizando tules violetas y naranjas. Comienzan a estirarse tratando de alcanzarse entre sí y extendiendo los tules se unen en una red. Se acercan y conforman una trama muy cerrada de cuerpos y tules en el centro del improvisado escenario, bajo el monumento a Artigas. Ya cambiando las expresiones de dolor por risas, los bailarines comienzan a liberarse de los tules. Arman una especie de pelota con ellos y lo elevan por sobre los cuerpos. Los asistentes aplauden efusivamente, los artistas han dado cuerpo a sus propias vivencias. Luego los bailarines les entregan “la pelota” a las asistentes, quienes se lo pasan entre sí.

– ¿Para qué es esto?, pregunta una de ellas

– Es para descargar la mala energía. Para poner todo lo malo ahí, le responde otra.

La performance llega a su fin; ha sido muy conmovedora, simple y profunda a la vez. De esta forma SaludArte ha generado un “diálogo corporal” con y entre todos los asistentes fusionando el teatro, la música y la danza por medio de la improvisación y de una coreografía específica para ello.

La emoción que ha generado continúa aumentando. Los asistentes se abrazan entre sí y abrazan a los artistas. Este 12 de mayo no se sintieron invisibles.

Montevideo, mayo de 2010

Crónica por: Patricia Lepratti
Descargar